Samhain... Happy Halloween

Samhain is a Gaelic festival marking the end of the harvest season and the beginning of winter or the "darker half" of the year. Traditionally, it is celebrated from 31 October to 1 November, as the Celtic day began and ended at sunset. This is about halfway between the autumn equinox and the winter solstice. It is one of the four Gaelic seasonal festivals, along with Imbolc, Bealtaine and Lughnasadh.

Samhain is believed to have Celtic pagan origins and there is evidence it has been an important date since ancient times. Some Neolithic passage tombs in Ireland are aligned with the sunrise around the time of Samhain. It is mentioned in some of the earliest Irish literature and many important events in Irish mythology happen or begin on Samhain. It was the time when cattle were brought back down from the summer pastures and when livestock were slaughtered for the winter. As at Bealtaine, special bonfires were lit. These were deemed to have protective and cleansing powers and there were rituals involving them. Like Bealtaine, Samhain was seen as a liminal time, when the boundary between this world and the Otherworld could more easily be crossed. This meant the Aos Sí, the 'spirits' or 'fairies', could more easily come into our world. Most scholars see the Aos Sí as remnants of the pagan gods and nature spirits. 

In the 9th century AD, Western Christianity shifted the date of All Saints' Day to 1 November, while 2 November later became All Souls' Day. Over time, Samhain and All Saints'/All Souls' merged to create the modern Halloween. Historians have used the name 'Samhain' to refer to Gaelic 'Halloween' customs up until the 19th century.

Since the later 20th century, Celtic neopagans and Wiccans have observed Samhain, or something based on it, as a religious holiday. Neopagans in the Southern Hemisphere often celebrate Samhain at the other end of the year (about 1 May).


This is my "Rock&Roll Pumpkin" made a couple of years ago...  

Share:

El Viaje

El vehículo avanzaba rápidamente por la solitaria carretera. La llovizna era ahora más densa que unos minutos atrás y los dos viajantes estaban hundidos en el mutismo. Rostros serios, bocas tensas, corazones comprimidos.
-Sabes a dónde vamos?. Su voz atravesó el espacio que los separaba, trémula y suplicante, pero no obtuvo respuesta. Incómoda ante tanto silencio, cerró ojos y rememoró su casa de la infancia. Allí, el cielo –de un gris plomizo y sosegado- siempre se le antojaba mas cercano, casi tangible. La sensación de poder rozar aquellas nubes con la punta de sus dedos sin el menor esfuerzo e imaginación, la colmaba de pies a cabeza dejándola a merced de sus propias fantasías; las copas de los árboles siempre se movían con gracia y solemnidad arrojando a los pájaros de sus ramas. La naturaleza en todo su esplendor... Siempre. 
-Me gustaría visitar el mar... Pero antes de acabar la frase, se dio cuenta que seria en vano hacerlo. El no la miraba. Incluso ella juraba que él, ni siquiera la sentía allí a su lado, recorriendo el mismo camino, viendo las mismas cosas, compartiendo las mismas sensaciones. 



Respiró hondo y movió sus pies. Al instante no pudo evitar sonreír para si ya que le parecían tan bonitos y delicados que quien la escuchaba referirse a ellos la tomaba por loca. Pero eran muy bonitos de verdad; ella lo sabía. Y una risita escapó de sus labios acompañada de otro vano intento de conversación.
 -No se que pienses tú, pero no voy a volver a la universidad. No. Quiero viajar un poco. Culminó la frase sabiendo que eso sí movería algo en el interior de él. Su padre era muy estricto en esas cosas. 
Entonces, esperó la respuesta; esperó el sacudón de ira que marcaría el comienzo de otra riña. Incluso esperó con ansiedad que eso sucediera, ya que no estaba sintiéndose cómoda ante aquella bizarra situación. Sin embargo, las alarmas no chillaron, los volcanes no estallaron, la iracunda lava de reproches no barrió con sus replicas. Nada. Se quedó allí, pensativa y envuelta por el silencio... que pegajoso se había tornado el aire a su alrededor!. Ahora lo notaba. Claro!. Los vidrios del vehículo estaban cerrados, dejándolos a ambos presos de una atmósfera abrasadora, asfixiante, casi tenebrosa. Pero, qué podía hacer ella al respecto?. No mucho, en realidad. Salvo de tratar de alivianar la tensión reinante con una conversación gratificante, fresca y algo infantil. Siempre era así. A ella le gustaba dejarse llevar por comentarios tontos y sin sentido. Era su naturaleza; ese rasgo lo había heredado de él. Eran exactamente iguales. 
El tiempo pasaba y nada parecía cambiar. Todo continuaba exactamente igual al momento en en cual iniciaron el viaje. El, con las manos al volante, el rostro serio, los ojos fijos en el camino y el cuerpo presto a manipular el vehículo con eficacia. Y ella, con su vestido azul de verano, apenas cubriéndole las rodillas, con el cuerpo atenazado y la mente arrebatada de ideas y planes para el futuro. Todo continuaba igual, y no cambiaría... al menos hasta que el viaje llegara a su fin. Ahí si que podría soltar amarras y darle un giro a la situación. Entonces optó por no intentar más hablar –volviendo a sus plácidos recuerdos de niñez-, y dejarlo conducir en paz. 
El vehículo se detuvo frente a las oxidadas rejas y el conductor bajó. La llovizna lo recibió, abrazándolo y sumiéndolo en esa ya acostumbrada sensación de fetidez que siempre lo acompañaba en su trabajo. A lo largo de los años el corazón se le había endurecido y ya no solventaba con su propia amargura el dolor ajeno. Así debía comportarse: correcto, servil, sumiso y expectante. Solo que esta vez, las cosas eran distintas. Esta vez, el dolor sí era propio... El conductor del auto fúnebre estaba sepultando a su hija. 

Creative Commons License
El viaje by Silvana Rimabau is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivatives 4.0 International License.
Share:

Yggdrasil, El Arbol Nordico De La Vida

En la mitologia Nordica, Yggdrasil -árbol de la vida, o fresno del universo- es un arbol en el cual se representan los nueve reinos o mundos: Asgard, Midgard, Helheim, Niflheim, Muspellheim, Svartalfheim, Alfheim, Vanaheim y Jötunheim. Esta dividido en tres partes: Niflheim (raíz), Midgard (tronco) y Asgard (copa). Tiene tres raices asentadas en: Hvergelmir (la fuente de aguas heladas del Niflheim, donde la se encuetra la serpiente Nidhogg), Asgard (la Casa de las Nornas, quienes controlan el Destino) y Jotunheim (el pozo de la sabiduría vigilado por Mimir). Es en esta ultima raiz donde se encuentra Heimdall, el dios guardian -hijo de Odin y de nueve mujeres gigantes- poseedor de una vista sumamente aguda, oido fino y la habilidad de pasar dias sin dormir. Fue designado guardian de Asgard (la morada de los dioses) y del Bifrost (el arco iris que hace de puente hasta ella) gracias a su percepcion extraordinaria que le permite oir crecer la hierba. En su manos esta el cuerno que hara sonar al comienzo del Ragnarok (batalla del fin del mundo).

Los Nueve Reinos o Mundos 
En orden ascendente

Helheim o Hell
El lugar mas profundo de Niflheim; la parte mas lugubre conocida como el reino de la muerte. Regido por Hela -hija de Loki- y custodiada su entrada por el perro Garm es un dominio del cual es imposible salir ya que esta rodeado por el intransitable río Gjöll. Alli, pasan la eternidad los criminales y quienes mueren por enfermedad o vejez. 


Svartálfaheim
Aqui habitan los elfos oscuros y elfos negros, tambien llamados Dökkálfar o Svartalfar. Esta denominacion proviene unicamente al color del cabello. Trabajan en los niveles mas bajos del Yggdrasil. Son guardianes ancestrales, protectores de las personas aunque pueden llegar a ser amenazadores si son tratados irrespetuosamente. 

Niflheim
Hogar de las tinieblas y oscuridad y esta siempre envuelto por una niebla perpetua. Su parte mas baja, oscura y tenebrosa es el Helheim. 
Se encuentra habitado por la serpiente Níðhöggr quien roe sin cesar las raices del Yggdrasil. Luego del Ragnarök (batalla del fin del mundo) es quien atormentara a las almas que queden en el mundo. 

Jötunheim
El mundo de los gigantes de Hielo y Roca, mas conocidos como jötnar quienes son poseedores de fuerza sobrehumana. Desde aqui amenazan tanto a los humanos de Midgard como a los dioses de Asgard. Si bien son la oposicion de los dioses, suelen mezclarse o casarse con ellos y su fortaleza es conocida como Utgard. 


Midgard
Mundo de los humanos (también conocido como Mannaheim). Los dioses cruzan el puente Bifröst para llegar a Midgard. Fue creado por los dioses hermanos Odín, Vili y Ve tras la batalla con el gigante primigenio Ymir. Una vez vencido el gigante, los dioses tomaron su cadaver y lo llevaron al gran abismo para comenzar la creacion de un mundo habitable. Su piel fue transformada en tierra, su sangre y sudor en oceanos, sus huesos en rocas y montañas, su cabello en vegetacion y sus dientes en acantilados en donde colacaron las cejas como frontera con el mar. Como conclusion, utilizaron la boveda craneal como cierre del mundo (el cielo) y para ello, encargaron a cuatro enanos que la sujetarsen. Al hacerlo su cerebro se esparcio por el aire, creando asi, las nubes. Al darse cuenta que este nuevo mundo aun estaba en tinieblas, fueron a Muspelheim para robar las centellas de la espada de Surt. El sol y la luna fueron creados a partir de las centellas mas grandes. Colocados en carros que giraban alrededor del mundo generaron asi, el dia y la noche. El resto de centellas -la mas pequeñas-, fue utilizado para las estrellas.

Vanaheim
Es el reino de los vanir, los dioses del mundo natural -la fertilidad, el mar y la prosperidad-: Njörðr, el padre de los dioses Vanir y dios del mar, Frey el dios de la fertilidad y Freyja la diosa del amor y de la sexualidad. Tienen profundos conocimientos de magia, por lo que pueden predecir el futuro. 



Alfheim
Reino de los elfos de la luz. Estos tienen relacion directa con los elfos oscuros ya que comparten lazos de sangre, pero objetivos diferentes. 

Asgard
El mundo de los Æsir, gobernado por Odin y su esposa Frigg. Aqui dentro se encuentra el Valhalla, un magestuoso salon cuyo techo esta recubierto por escudos dorados, y a donde los muertos en combate son guiados por las valquirias. Estos se preparan para ayudar a Odin en la batalla del fin del mundo.
Durante mucho tiempo hubo armonia en los nueve mundos. Sin embargo, un dia los Æsir -ya cansados de la visita de la bruja Gullveig, quien provocaba toda clase de incomodidades- decidieron matarla y llamarla Heid, la que brilla. Fue asi como se convitio en una diosa de la maldad. Cuando los Vanir se enteraron de este acto, declararon la guerra a los Æsir. Esta guerra duro mucho tiempo y como nadie resultaba vencedor, acordaron una tregua para vivir en paz: intercambiearian rehenes. 


Muspelheim
Es el mundo primordial de hogar de los gigantes de fuego. Allí Surt, el mas poderoso, guiara sus hordas hacia el norte para aplastar a los dioses y quemar el mundo entero, cuando llegue el Ragnarök (fin del mundo). Solo el Bosque de Hodmimir (desde donde resurgiran quienes poblaran el mundo nuevamente) prevalecera, ya que su espada no lo puede destruir. 
Share:

Calcedonia, Armonia Para Tu Vida

Crecimiento botroidal 
Caracteristicas

La calcedonia es un silicato, una variedad criptocristalina de cuarzo con habito masivo o bandeado, agatiforme, estalactítico, botroidal, etc. Al igual que el ópalo, la calcedonia, en función del color y el trazado de las bandas, se divide en numerosas variedades, a menudo confundidas y poco distinguibles visualmente. Se trata, más bien de nombres comerciales.

Ágata: calcedonia bandeada y en numerosas ocasiones agatiforme (bandas concéntricas). Ágata musgosa: Verde y parda, con inclusiones de clorita, anfíbol y óxidos de Fe y Mn. Que parecen musgos.
Crisoprasa: calcedonia de color verde intenso.
Ónice: Con bandas negras y blancas.
Jaspe: Calcedonia de colores vistosos y no transparente.


Propiedades

La calcedonia es una piedra que potencia la hermandad y la buena voluntad, favoreciendo la estabilidad grupal. Puede utilizarse para favorecer la telepatía.
La calcedonia armoniza la mente, el cuerpo, las emociones y el espíritu. Dando sentimientos de benevolencia y generosidad disipa la hostilidad y transforma la melancolía en alegría.
Psicológicamente alivia la duda respecto a uno mismo y facilita la reflexión interna constructiva, creando una personalidad abierta y entusiasta.
A nivel curativo incrementa la energía física, equilibrando el cuerpo, las emociones, la mente y el espíritu.

Share:

Soy

Cuando las puertas de Mi Mundo se abran
y escuches mi voz clamando por tu alma,
sabras que ya no tiene sentido resistirse...



Soy 
El aliento que hiela tu sangre
El sudor que recubre tu piel
La gelida mano que ahoga tus gritos
El abismo que te espera cada noche...

Creative Commons License
Soy by Silvana Rimabau is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivatives 4.0 International License.
Share:

La Procesión De Los 100 Fantasmas

Cuento Anonimo, Oriente

Hacía tiempo que Tosa Mitsunobu deseaba retratar el Hyakki Yakō (la fantasmal procesión, o desfile, de los cien espíritus), cuando oyó hablar de un monje peregrino que se había encontrado con esta espectral comitiva mientras pernoctaba en las ruinas del viejo templo llamado Shozenji, antiguamente situado en las afuera de Fushimi, cerca de Kioto.

De este templo se decía que estaba deshabitado desde el trágico día en que una banda de ladrones mató a todos sus habitantes. Aunque otros monjes intentaron sustituirlos, desistieron al poco tiempo, debido a los fantasmas que, según decían, lo habitaban. Pero esto había sucedido muchos años atrás.

El peregrino, que procedía de una ciudad lejana, no estaba al tanto de la siniestra leyenda del lugar, y como ya se había hecho de noche y una tormenta amenazaba con desatar su furia sobre él, decidió refugiarse en el templo abandonado. Buscó una habitación pequeña y en buen estado, en la cual, tras cenar un cuenco de arroz, se echó a dormir.

A las dos de la noche lo despertó una gran algarabía de ruidos. Al acercarse al edificio principal, descubrió que en su interior se habían reunido decenas de espectros y duendes, de las formas más diversas, que reían, jugaban y danzaban.

Se trataba del Hyakki Yakō, y el peregrino, aunque asustado, no pudo evitar quedarse un rato observándolos, hasta que aparecieron otros espíritus de aspecto más grotesco y horrible, momento en el cual echó a correr de vuelta a su habitación, en donde se encerró hasta que los sonidos extraños cesaron y se hizo de día.

Esta era más o menos la historia que el peregrino, aún temblando, le relató aquella misma mañana a un comerciante de Fuchimi, y que este a su vez le contó al afamado pintor Tosa Mitsunobu unas semanas después, mientras este se hallaba de paso en la ciudad.

Esperando encontrar inspiración para su ansiado cuadro, Mitsunobu cogió sus cuadernos y sus pinturas y se dirigió hacia el templo Shozenji, dispuesto a pasar la noche en él.

Cuando llegó, el sol acababa de ponerse. Entró en la sala principal y montó guardia durante horas, sin percibir ningún ruido o visión que se saliera de lo normal, hasta que a eso de la medianoche su atención se vio atraída por una extraña luminiscencia que parecía provenir de las paredes. Comprobó con sorpresa que allí aparecían dibujados duendes y espectros; era el Hyakki Yakō, reflexionó el pintor, que se manifestaba para él brillando tenebrosamente en las paredes.

A la luz de la luna, Mitsunobu se apresuró a copiar en su cuaderno las más de doscientas figuras, cada una diferente y más grotesca que la anterior. En ello empleó toda la noche, terminando justo cuando la primera luz de la mañana irrumpió en la sala y los espectrales dibujos desaparecieron.

Antes de partir, examinó por última vez las paredes. Estaban recubiertas de grietas y musgos de diferentes colores, que daban lugar a formas caprichosas, las cuales de pronto le resultaron muy familiares. Tosa Mitsunobu emitió una sonora carcajada al comprender que aquellos eran los fantasmas que había visto durante la noche. Apenas grietas y desconchones en la pared convertidos en terribles espectros gracias al azar y a su excitada imaginación, sugestionada por la historia del peregrino, quien probablemente fuese víctima de una ilusión similar a la que él acababa de sufrir.

Pero, después de todo, ¿qué importancia tenía eso?… ¿Acaso no había logrado al fin pintar el Hyakki Yakō?

Anónimo japonés. Narra el origen de una extraña pintura conocida como “La procesión de los 100 fantasmas”, cuyo autor fue Tosa Mitsunobu (1434-1535), fundador de la escuela Tosa de pintura japonesa.

Share:

Petrified Wood, The Organic Gem

Properties

Petrified wood is basically fossilized wood that has had it’s organic matter replaced by stone, bit by bit, as it decomposes. The wood structure is maintained, but the wood fibers are slowly changed into stone.

Sometimes a jasper, quartz, pyrite or even opal  can be found fossilized in wood. More often than not its coloring is brown, but it has been found in grey and even green color.


What is considered an Organic Gem?

While many minerals are considered gemstones, there are also a number of materials that have been infused, infilled or partially replaced by organic materials; as well as natural organisms that have been mineralized then used and considered valuable ‘gems’ throughout all our time.


Metaphysical Gemstone Properties

Petrified wood is a stone that is good for grounding and stabilizing one’s emotions. It is particularly useful in calming survival-based fears, as it assists one in accessing their practical side for answers, then offering a feelings of safety and security. It is a stone of business success, and a wonderful stone for general protection.

It also offers “gentle hours in the day”, to assist one in keeping pace with  the day, keeping the hours from neither hurrying by or moving too slow one is therefore moving forward in a good and steady manner, helping one be more productive. It helps one feel that all will be right, and to be connected to their spirit in  such a way that ones knows that time is not really what it appears, and that there is no such real thing as time... just energy.

During a crisis, a piece of Petrified Wood will give one  strength and support, providing insight into cause and effect. Lessons will be remembered which in turn helps one to avoid repetitive mistakes. Petrified Wood will help one forget petty worries, so that no thought or action is useless. Petrified Wood is an excellent gem for leaders; as it has endured the ravaging changes of time and become stronger.

Petrified Wood works best on the 1st, Root/Base and the 4th Heart Chakras.

Share:

Halloween Y Un Cuento Anonimo

El hombre lobo
Anónimo (Occidente)


-No vayas, -dijo la mujer del galochero.

-Es necesario, -le contestó Michel, su marido-. La Catou no se encuentra bien. Creo incluso que ha perdido la cabeza.

Se envolvió en su capa, comprobó que llevaba el cuchillo en el bolsillo, y luego abrió la puerta. Fuera, la oscuridad cubría la campiña con un manto negro; no se veían bien ni el seto, ni los árboles; todo eran masas confusas.

-No te inquietes.

Michel tomó el camino y se marchó hacia Condat en busca de un médico para su vecina enferma. Al comienzo no se preocupó demasiado. Pero cuando llegó al bosque empezó a notar que un cierto malestar se adueñaba de él… Efectivamente, el bosque de Font-Sainte tenía fama de ser el reino de Ropotou, el diablo, que vivía allí en compañía de diablesas, brujas, fantasmas, hombres-lobo y otros secuaces del infierno. Corrían muchas leyendas al respecto. Se decía, por ejemplo, que todos los primeros viernes del mes, en el bosque tenía lugar un mercado de almas. Había que acudir con una gallina negra, y el diablo aparecía disfrazado de gentilhombre.

-¿Cuánto pide por su gallina? -preguntaba.

Discutían, regateaban y al final terminaban por ponerse de acuerdo. Al día siguiente, había que volver al bosque donde esperaba una carroza para conducirles al castillo diabólico para firmar el pacto oficial… Según los rumores, aquellos pactos podían contener cláusulas bastante particulares… El galochero seguía caminando mientras recordaba todas estas cosas. Al llegar a la encrucijada de Cuatro Caminos un hombre-lobo se le apareció a la luz de la luna, negro, deforme, horroroso, con sus ojos brillantes y sus largos dientes puntiagudos. Michel se detuvo al instante. Se oyó una voz cavernosa que dijo:

-Quiero tu alma para mi señor…

-Ni hablar -contestó el galochero.

-¡Ten cuidado!

La mano del galochero se crispó agarrando su cuchillo. Sabía que los hombres-lobo son insensibles a las balas de un arma de fuego, lo mismo que a los mordiscos de los perros pero, en cambio, si la hoja de un arma blanca lograba perforar su piel se convertían de inmediato en un hombre o en una mujer. El hombre-lobo rugió salvajemente y saltó hacia él con intención de agarrarlo por el cuello. Pero Michel fue más rápido: su brazo se estiró y su cuchillo alcanzó a la bestia. El rugido terminó en lamento. El hombre-lobo cayó en tierra adoptando inmediatamente forma humana. Con gran sorpresa, el galochero reconoció a un vecino, al señor Garaud, el molinero, tendido en el suelo, quejándose y con un hombro ensangrentado…

-¡Buena la has hecho! -gimió el molinero-. Ahora me encuentro en un gran apuro.

El galochero se encogió de hombros. El otro contó su historia: nueve años atrás, como su negocio iba mal, había hecho un pacto con Ropotou. A cambio de una buena suma de dinero, él se había comprometido a encontrar almas para el diablo. El asunto marchaba bien y no le faltaban ocasiones:

-Ayer, por ejemplo, logré convencer a la Catou…

-¡Ah, pues! Por eso está la pobrecilla completamente trastornada.

-Se acostumbrará; no te inquietes por ella… Como te iba diciendo, Michel, sólo me quedaba un año para acabar de cumplir mi contrato pero tú lo has estropeado todo y mañana me veré obligado a entregar a mi propia hija al diablo para compensar mi fracaso de esta noche; así está escrito, yo lo firmé…

-¿Toinette?

-Sí; sin embargo, se la había prometido a José, el herrero, que es un buen chico.

-Espera, espera, molinero: vamos a tratar de arreglar este desaguisado.

-No será fácil.

El galochero ayudó al señor Garaud a levantarse, lo sujetó y tomaron juntos el camino hacia el pueblo, sin ocuparse ya del médico para la Catou, que Michel esperaba poder curar por otros medios.

Al día siguiente hubo una gran reunión en la iglesia entre el párroco, su sacristán, José el herrero y, por supuesto, Michel y el molinero. Se adoptaron todas las disposiciones y se pronunciaron todas las oraciones por adelantado. Cuando se hizo de noche, el molinero salió con dirección al bosque, pálido, inquieto, con un farol en la mano, seguido de su hija Toinette. Detrás de ellos iban todos los demás, es decir, el galochero, el herrero y el sacristán; los tres se iban escondiendo detrás de matorrales y de árboles… Así llegó el grupo a Cuatro Caminos. El señor Garaud levantó su farol y Ropotou se le apareció plantado sobre sus pies hendidos en mitad de la encrucijada, vestido con sus ropas de gentilhombre, y con una mueca sardónica en los labios.

-¡Eh, eh! -dijo el diablo-. Está bien, me traes a tu hija para reparar tu torpeza, como estaba acordado. No pierdo en el cambio. Ven, Toinette.

El diablo se adelantó con el brazo tendido, dispuesto a agarrar a la joven y atraerla hacia un precipicio profundo, cerca de allí. Pero en aquel instante, Michel y el herrero, un hombretón musculoso y ancho de espaldas, saltaron sobre el demonio, le echaron al cuello una soga muy resistente mientras que el sacristán empezaba a rociarlo con agua bendita, de la que había traído gran cantidad. Ropotou gritó, se retorció, e intentó en vano deshacerse de su corbata de cáñamo. Los compadres no le apretaban sino con más fuerza, tanta que, al poco rato Ropotou enmudeció, con la lengua colgándole hasta el vientre.

-Demonio -gritó el galochero- tienes que anular el pacto que tienes con Garaud.

-Nun… nunca… jamás. Lo… escrito… escrito está.

-Tira fuerte, herrero.

Éste obedeció y el diablo lanzó un largo gemido, semejante a un ronquido.

-Entonces, ¿anulas, sí o no?

-A… anulo.

Ropotou no podía hacer nada más; el párroco había preparado un documento como es debido, que el molinero sacó del bolsillo. En virtud de sus cláusulas, no sólo el molinero quedaba exento de todas sus obligaciones respecto al demonio sino que, además, éste último le devolvía el alma a todas las infortunadas víctimas del hombre-lobo Garaud, incluida la de la Catou, por supuesto. El diablo firmó y los otros aflojaron la soga. Como el sacristán seguía rociándolo con agua bendita, el demonio huyó ebrio de ira. Poco después, en el pueblo de Laquérie, se celebró la boda de Toinette y José, con numerosas salvas disparadas al aire cuando los novios salieron de la iglesia; todos bailaron alegremente la bourrée, la danza típica de la región, al son de las gaitas y de las cabrettes.

Share: