El Alma En Las Manos

Recuerdo haberme acercado a la chimenea y quedado adorando las ardientes flamas que templaban mi rostro como explosiones de pasión; aquellas lenguas anaranjadas lamiendo la madera como amante desenfrenado y servicial, mientras tú –al otro lado de la habitación cobijado por las tinieblas- languidecías pálido y sereno con los brazos reposando sobre tu pecho. 

Me alejé del calor, del fuego que entibió mi cuerpo helado y te vi calmo, abstraído con los ojos fijos en la nada y hundido en la bruma del silencio. Y no supe que hacer, qué decir puesto que la congoja contraía mi pecho en un solo estertor, limpio y mordaz; una agonía simple y salvaje a la vez; silenciosa y tiesa como tus labios, tan ajenos a mis lágrimas. Tomé asiento a tu lado y cerré los ojos implorándole a los dioses detener el tiempo para ordenar las palabras que brotaban alocadas de mi boca en una orgía de incongruencias, de desatinos a la realidad, de insultos a la verdad. Recuerdo que grité y clamé. Descargué mi conciencia liberando a aquellos deleznables actos acumulados durante tanto tiempo y que manchaban nuestro mundo, nuestras vidas. 

Cuando por fin, mi alma sintió la paz, sin suciedad ni reproches, cuando la horca que pendía sobre mi cabeza había desaparecido caí en la cuenta que mis confesiones habían sido en vano. Y ya cansada de intentar expresar el dolor que me consumía el corazón, ya que aquellas viles palabras no contenían el significado de mis pesares y tu rostro permanecía inmutable, callé. Pasaron las horas y vi cómo caías rendido al sueño y te alejabas aún más de mi, soltando mi mano, mi alma y mi vida... dejándome perder en el vacío del olvido, dejándome allí llena de tristeza expectante de tu despertar e ignorante de que el mío ya no sucedería.    

Creative Commons License
El alma en las manos by Silvana Rimabau is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivatives 4.0 International License.

3 comments

  1. Qué alegría volver a leerte! qué medio mejor que el blog? muchas veces me acordé de vos. Estoy con compu prestada por eso ni tiempo de actualizar como quisiera, pero bueno, de vez en cuando paso. También tengo mis complicaciones, para no perder la costumbre! jaja Bueno Sil, una alegría enorme me diste esta mañana de sábado lluviosa y ahora, mate en mano, a leerte! Besosss

    ResponderEliminar
  2. Genial! apasionado, desgarrador, lo disfrute a cada palabra.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por pasar por aqui. Hmm veo que estos tiempos turbulentos nos afectan casi de la misma forma, pero hay que continuar. Recien empiezo esto (sabes lo que cuesta al principio ja) pero es verdad, que mejor lugar que un blog. Besotes

      Eliminar